Biden presenta un equipo económico diverso a medida que crecen los desafíos a la economía


Y como director de la Oficina de Gestión y Presupuesto, Biden planea nominar a Neera Tanden, presidenta del grupo de expertos liberal Center for American Progress, y ex asesora principal de políticas de las campañas presidenciales de Barack Obama y Hillary Clinton. Tanden es indio americano.

Biden también planea nombrar a los asesores económicos de toda la vida Heather Boushey y Jared Bernstein para que sirvan en la CEA, según personas familiarizadas con los planes. Tanto Boushey como Bernstein son blancos.

Biden ha estado bajo una creciente presión para seleccionar a más personas de color para puestos de alto nivel en su administración. Uno de sus aliados más destacados, el representante Jim Clyburn (DS.C.), dijo a los periodistas la semana pasada que no estaba contento con la número de negros en la administración de Biden. A Clyburn, el legislador negro de más alto rango en el Congreso, se le atribuyó ampliamente haber ayudado a Biden a ganar las primarias presidenciales de Carolina del Sur, lo que revivió su lucha por la campaña.

“Por todo lo que escuché, a los negros se les ha dado una consideración justa”, dijo Clyburn al periódico The Hill. “Pero hasta ahora solo hay una mujer negra”.

“Quiero ver a dónde conduce el proceso, qué produce”, agregó. “Pero hasta ahora no es bueno”.

El equipo recién anunciado heredará una economía estadounidense en apuros y uno de los mercados laborales más débiles en la historia del país, con más de 20 millones de estadounidenses recibiendo prestaciones por desempleo y una tasa de desempleo cercana al 7 por ciento. Biden ha prometido aprobar importantes programas de ayuda y estímulo económico y proporcionar ayuda a los trabajadores desempleados, así como a los gobiernos estatales y locales, pero el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, y el Senado liderado por los republicanos se han mostrado reacios a avanzar en paquetes de gastos importantes, dejando a Biden con herramientas limitadas para abordar la crisis en espiral.

A medida que aumenta el coronavirus, se espera que la economía experimente otra recesión a medida que más estados y localidades emitan nuevas restricciones de cierre, dejando a más empleados sin trabajo. Al mismo tiempo, algunos de los programas de ayuda que el Congreso aprobó en la primavera expirarán a fin de año, incluido el seguro de desempleo ampliado, una moratoria nacional de desalojos y retrasos en los pagos de préstamos estudiantiles.

Sin acción del Congreso en el próximo mes para extender más alivio, un estimado 12 millones de personas perderán sus prestaciones por desempleo al final del año. Tantos como 87 millones de trabajadores del sector público y privado podría perder el acceso a licencias médicas y por enfermedad pagadas. La combinación de menos ayuda federal, más restricciones de cierre y el aumento de casos y muertes por coronavirus tendrá un efecto rotundo en toda la economía de Estados Unidos, revirtiendo potencialmente la lenta recuperación económica que había comenzado.



Source link