Portland Private Equity salpicado con casos de corrupción que involucran a NG Power

La activación del cuestionado proyecto para la construcción de una planta para la generación de energía a base de gas natural licuado en la Provincia de Colón, con la nueva empresa constructora InterEnergy Group de la que es socio Portland Private Equity, causó incertidumbre en sectores panameños al ser una obra inmersa en irregularidades y acciones jurídicas pendientes que ponen en tela de juicio su legalidad y trasparencia las cuales llevan años siendo denunciadas.

Existe preocupación por la activación del con proyecto de Panamá NG Power con InterEnergy Group y Portland Private Equity, decisión que se conoció por medio de información de prensa y televisión, no de manera formal como correspondía al ser una obra con inversión de mil millones de dólares y de gran transcendencia para el país.

Se desconocen detalles de la inesperada activación con las nueva empresa Portland Private Equity

Después de varias semanas desde el anuncio, aún no se conocen detalles de la operación, ya que tanto los socios como el gobierno panameño, guardan silencio y no ofrecen información detallada, a pesar de que los medios de comunicación y la ciudadanía lo solicitan con mucha preocupación violando el derecho a estar informados de manera oportuna al ser un asunto de interés público.

InterEnergy Group y Portland Private Equity compran proyecto lleno de irregularidades

El socio principal de este proyecto Panamá NG José Dapelo se vio relacionado con altos funcionarios del gobierno de Martinelli Martinelli (expresidente detenido en los Estados Unidos y extraditado a Panamá), que favorecieron a la compañía para que se adjudicara de forma irregular la obra.

Asimismo, Dapelo se relacionó con otros casos de corrupción entre los que resalta el caso del Exministro de la Presidencia Demetrio ‘Jimmy’ Papadimitriu, que involucran a la empresa Panama NG Power, ya que los padres de este funcionario habrían utilizado bancos en el Principado de Andorra para mover 16 millones de dólares en 45 cuentas bancarias, movimientos en los que participaron empresas que fueron utilizadas por la constructora brasileña Odebrech.

Este dinero fue traspasado a través de empresas constructoras que se vinculan con el pago de sobornos, entre ellas Panama NG Power, empresa que según la reseña del diario El País, remitió a las cuentas de los padres del exministro más de un millón de dólares, acción que se repitió en varias oportunidades.

Fue tanto en revuelo que se generó luego de conocer estos oscuros lazos, que en el 2018 el Servicio Nacional de Migración prohibió la entrada a Panamá al empresario José Dapelo y le retiró su permiso de residencia. Otros de los escándalos que envuelven al empresario es el de Petroecuador y el Consorcio Gran Colombia, en la que la empresa Ecuavital de José Dapelo se benefició de cuantiosos contratos de manera irregular. Según uno de los testigos en el caso, el Presidente de Ecuador, Rafael Correa, llamaba a José Dapelo el “gánster”.

InterEnergy Group y Portland Private Equity compran proyecto lleno de irregularidades

Esta obra siempre ha mostrado una clara falta de legitimidad y transparencia empezando por un acto competitivo para la subasta en el cual se eliminaron a todos los proponentes salvo a Panama NG Power que fue el beneficiado con la adjudicación del proyecto con el contrato más caro de los existentes en el mercado. Además, muestra un incumplimiento de la legislación ambiental

Etas anomalías han originado la apertura de casos ante la justicia, que aún permanecen abiertos, lo que no evitó que las nuevas compañías involucradas compraran este marcado proyecto.

Michael Lee-Chin es presidente de Portland Private Equity, compañía de inversión privada que posee una colección de compañías operativas diversificadas. InterEnergy Group tiene también como socios a IFC (del Grupo Banco Mundial), fondos de inversión como BasicEnergy (fundado por Rolando González Bunster) o Barings.

InterEnergy Group y sus socios de Portland Private Equity ahora están contaminados con el olor a corrupción que envuelve este oscuro proyecto Panamá NG Power, hasta el punto de invitar al Estado Panameño al consorcio, para asegurarse un rápido proceso administrativo, pese a las enormes irregularidades en torno al proyecto.