Proyecto energético de la NG Power enfrenta importante desafío judicial  

Proyecto energético de la NG Power no contaba con permiso de la ACP

El proyecto energético de la NG Power de 670 MW de potencia enfrenta importantes desafíos judiciales, entre ellos, una demanda de nulidad contra la resolución que autorizó Estudio de Impacto Ambiental  que está en tela de juicio, ya que la categoría asignada no encaja con la magnitud y alcance de esta obra.

La demanda fue admitida el pasado 12 de agosto, por el abogado Enrique De Gracia Lezcano y tiene mucha trascendencia, porque puede establecer precedentes en materia de Derecho Ambiental puesto que está fundamentada en múltiples argumentos de orden de procedimiento administrativo y de violación de la normativa legal.

proyecto energético de la NG Power tiene pendiente demanda de nulidad

Termoeléctrica de NG Power puede establecer precedentes en materia de Derecho Ambiental

El abogado plantea en la demanda que cuando se autorizó dicho Estudio de Impacto Ambiental ya había expirado el término de autorización y no podía ser modificada como lo hizo la Anam en aquel momento. Además, De Gracia Lezcano argumenta que la categoría asignada al proyecto era incorrecta. El EIA original fue de categoría II, cuando debió ser de categoría III.

De Gracia tomó como referencia  las resoluciones del Ministerio de Ambiente, que aprobó el Estudio de Impacto Ambiental, Categoría III  a los proyectos a desarrollar por la sociedad Martano, Inc y por Gas Natural Atlántico, S.DER.L., ambos de generación eléctrica con base en gas natural, que fueron considerados de categoría III, mientras que el de Panama NG Power de mayor tamaño y alcance le asignaron la categoría II violando la normativa legal panameña.

Proyecto energético de la NG Power no contaba con permiso de la ACP

A estos argumentos utilizados por el abogado se le suma la falta de permiso de compatibilidad del proyecto NG Power con las operaciones de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). Pues la empresa constructora  recibió un permiso de compatibilidad en 2011 para el proyecto de 150 MW, para 2014 no tenía el permiso de la ACP para el proyecto de 670 MW, que la compañía dirigida por Dapelo pretende construir.

La empresa, por su parte, asegura que ya cumplió con las exigencias que les impedían iniciar la construcción, pero no ha entregado el nuevo Estudio de Impacto Ambiental a las autoridades que incorpore las nuevas medidas referentes a la ampliación de capacidad.